Técnica y Explosión

Empiezas trabajando el texto. Que éste se vuelva carne y acción. Las palabras empiezan a hacerse físicas y empieza, poco a poco a tener todo un sentido.

Empiezas a darle piel a las cosas. La técnica empieza a desaparecer. Siguen los ensayos y aparecen nuevos descubrimientos que te van sorprendiendo.

Terminan los ensayos. Y buscas esa explosión. La necesidad de que sea vivido con urgencia, con real necesidad. La necesidad de dar el paso, de decir esa palabra. La explosión precisa, vivida. Tantos límites para que esa explosión encuentre el camino. Quitar los obstáculos y confiar que las maderas y las vías están construidas para que las explosiones se den. Confiar.

Técnica y explosión.

Como decía un profesor: Llenad las paredes de esperma y respirad con el chocho.

TT

Los números de 2014

Los duendes de las estadísticas de WordPress.com prepararon un informe sobre el año 2014 de este blog.

Aquí hay un extracto:

Un teleférico de San Francisco puede contener 60 personas. Este blog fue visto por 720 veces en 2014. Si el blog fue un teleférico, se necesitarían alrededor de 12 viajes para llevar tantas personas.

Haz click para ver el reporte completo.

Lo que les importa es la historia….¿?

La falta de contenido en algunas obras de arte hace que me aleje del arte contemporáneo.

En algunos de los espectáculos que veo, de las muestras de arte contemporáneo veo la belleza de la manera que tienen de contármelo, los cuidados que ponen en el cómo, las herramientas que usan, el discurso artístico. Un sufro placer. Sí. Sufro. Porque la forma se convierte en el contenido. El contenido, la historia, lo que me quiere contar deja de importar. Y sufro porque es entonces cuando me doy la vuelta y me distraigo con la sonrisa del compañero, del espectador que tengo a mi lado. Sufro porque me parece tan precioso que me gustaría que me dijeran algo más.

me pregunto ¿qué querrá contar a la gente? No a otrxs artistas, no. Si no a esa gente que ves paseando o corriendo o llegando tarde al trabajo y que le importa una mierda cómo hayas llegado a una conclusión artística o que hayas usado esta u otra técnica. Lo que creo que les importa es la historia….¿no?

¿Sabes? ¿De verdad? Yo lo dudo. Y es que cuánto más sabes más preguntas hay.

Esto no para nunca. Nunca. Y estaría toda la vida aprendiendo, buscando, poniéndome en el acantilado. Pero es verdad que me gusta la calma, la tranquilidad, pero algo de suicida tengo que tener para seguir buscando y poniéndome en duda, en riesgo. Siempre buscando maneras de hacer teatro, de interpretar, de jugar. Maneras que se suman a las anteriores. Estas nuevas formas que al principio parecen diferentes a otras técnicas, pero que empiezas a encontrar lazos de unión. Y eso que al principio parecían totalmente distantes. Y al enfrentarte a ellas descubres, pruebas y te hacen dudar de tus conocimientos, de tu destreza, de tu…te hacen dudar. Y la duda me sirve. Me sirve para espabilar, para retomar el trabajo, para querer más, para no conformarme, para no quedarme sentado. Y también para verme perdido… Cada vez disfruto más con los detalles, con el trabajo minucioso, con el trabajo sutil que hace que cambie tu forma de interpretar. Los trabajos precisos me hacen acercarme al trabajo como si fuera un artesano, como un fontanero trabajando con tuberías.

DETALLES DE MARGEN DE ERROR. Y UN SUICIDIO…

Mis viajes en metro me han deparado, últimamente, en pequeñas reflexiones. Errores en los detalles. Quiero decir, que un detalle me llevaba a pensar, mejor dicho a juzgar, circunstancias que no eran ciertas. Por ejemplo: me fije en las cejas verdes de una señora, y no vi el todo, y es que era una mujer que estaba conjuntada entera de verde: zapatos, medias, traje, chaqueta, bolso y cejas. Completamente de verde y elegantemente verde.

Estos detalles me llaman poderosamente la atención. Siempre me llaman. Como en la escena, los detalles, cuidados o no cuidados, lo minucioso, lo pequeño, los matices… me llaman. En el metro un pelo morado, una mano especial, un anillo inmenso, un pelo de peluquería, un zapato, unos ojos, unas cejas, un color. Mi ojos se van detrás de ese detalle y mi cerebro inventa. Después de enfocar lo pequeño ya veo el todo. De un detalle a un todo, y de una imagen a la imaginación, y del detalle a la historia.

Y seguramente estaré equivocado. Error. ¿Errar en la imaginación? ¿Crees? ¿La imaginación se equivoca? Si lo comparas con la realidad seguramente sí, pero ¿es necesario? Vuela sin pensar en el error, es grande ese margen y no es importante, es más, es estimulante, excitante. Ese margen de error a la hora de trabajar no existe. (En ocasiones, quiero decir, no soy un masoca…) La exigencia no es juego. Y el margen de error tendría que ser como este juego de imaginación. Errar no es tan importante. Equivocarse, probar es parte de la vida y del trabajo. Juega para errar. Equivocarse es lo mejor del juego. Cuando vas a hacer un ejercicio lo mejor es pensar: allí voy a equivocarme. Y sonreír. Error de imaginación. Mal bien hecho. Errado. Reído. Cagado. No es tan importante el error. A cada error su espacio. Y cuando llegue el error un brindis. Mi señora madre siempre dice: es que al que anda en ello se le rompe, no pasa nada. (Esto lo decía cuando se nos rompía un vaso al fregar y nos asustábamos). Así que bienvenidos los trozos de cristal. Y brindemos por ello.

Imagen

AAAAAAHHHHH!!!! Un suicidio en 15 minutos! Eso tampoco lo puedo olvidar. Detalles, errores, desaciertos…podrás ver todo.

Acabo de empezar una nueva aventura, un nuevo camino.
Y en estos primeros pasos han seleccionado una pieza de teatro breve en la II Edición de Pabellón 6.
La pieza se titula: Suicidio en 15 minutos.
Escrita, dirigida por Javi (es decir yo) con la ayuda de Peñi León. Y la interpretamos los dos.
Ya hemos hecho pases el fin de semana del 23 de Mayo.
Y por eso pedimos disculpas, en especial a aquellas personas que han ido y no han visto el final que se espera, es decir, que nos suicidamos. Para ello hemos realizado un vídeo.
Era muy importante para nosotros pedir disculpas:
Y ahora te invito a que veas nuestro suicidio el 7 ó 15 de junio en Pabellón 6.
Hay más piezas. Así que puedes disfrutar de una buena tarde viendo teatro.
Los pases que tenemos son: 19:30h. 20:30h. 21:30h.
Te espero!!!!
Un abrazo!!!
Y gracias si vienes. Es un apoyo en esta nueva andadura.

¿PASOS NUEVOS? ¿NUEVOS PASOS? ¿DE NUEVO PASOS? ¿CELEBRACIONES PASADAS? ¿CELEBRANDO PISADAS? ¿PASADO CELEBRADO?

G:- Cuando el grajo vuela bajo, hace un frío del carajo.

H:- Cuando se vuela bajo, se tira a matar.

G:- Cuando se tiene el ala herida es fácil.

H:- Y el pájaro aturdido se estampa contra los cristales.

G:- Y asustado pica y descuartiza la carne.

H:- Paga un precio muy alto. Casi ni hace falta disparar. Él mismo va en busca de la bala y se levanta la tapa de los sesos.

Imagen

27 de marzo, Día Mundial del Teatro. Una celebración. Una fiesta. Una lucha convertida en fiesta.

Días señalados. Celebraciones que en ocasiones se tornan dudosas. ¿Y qué se celebra? ¿Qué no haya bolos? ¿Qué haya subido el IVA? ¿Qué haya cada vez más recortes? ¿Tiene sentido celebrar algo en estos momentos tan duros? Pues creo que sí. La celebración, la fiesta es parte de la lucha, de la reivindicación. Creo yo. Festejar que existe, darle valor, auparlo es crear lucha, es decir “aquí estoy”. Ser como algún purista que cree que dentro de la lucha no entra la celebración…me parece hasta poco sano. Celebrar da ese arranque. Y seguiremos luchando, y seguiremos diciendo lo que se necesita, lo que se busca, lo que se quiere.

Y en estos malos días hay novedosas propuestas. No por ser nuevo. Cuestión complicada en estos momentos crear algo “nuevo”.  Pero sí se empieza a pensar en el acercamiento, en lo que se dice o no en las tablas. Al dejar de existir el mercado, o ser un mercado precario, el foco del artista es el público. No sólo en los textos, no sólo en la manera, sino también en el espacio. Se buscan espacios físicos, mentales para llegar, para contar-te.

Celebrar. Y pese a que el cuerpo esté vacío, tengo la “obligación” de celebrar. La fecha señalada se está acercando. El cuerpo rememora ese vacío. Fue fatal fecha, fue fatal momento. Pero como sucedió, mejor recordar-celebrar. Es verdad que los recuerdos no siempre son risotadas, a veces vienen acompañados de lágrimas. Pero serán lágrimas tranquilas porque es un recuerdo o quizás no existan. Como decía un profesor mío, es imposible que al trabajar ese recuerdo traigas a la sala aquella emoción, cambiará, en matices cambiará seguro o será menos intensa o será otra, déjate sorprender.

¿Por qué me hago tierra y cuando lloro mancho las sábanas de barro?.

¿Cómo quieres que sea ese día?

¿Vuelves a nacer?

¿Renacer?

¿VIAJAS?

http://goteo.org/project/in-perpetuum-mobile/home

Luego entenderás este enlace…

Dualidades. La vida vivida entre dualidades. Vivir los extremos de las dualidades. Vivirlos y gastarlos. Gastados para que no se repitan como el ajo. Gastar la tristeza, gastar el luto, gastar, gastar… Dualidad.

La vida te pasa en esas dualidades, de triste a alegre, de las mal llamadas emociones positivas a las negativas, y viceversa. ¿Eres tú que pasas? ¿O es a ti a quien atraviesan? Te atraviesan a ti. Se instalan los dioses, los espíritus. Te juegan malas pasadas, o buenas. Dependerá de cómo juegues con ellos, de que sepas identificarlos, ponerles nombre. Entran y convulsionan. ¿Las emociones son tuyas? ¿Son una reacción? ¿Una reacción de una acción externa? ¿Son los espíritus que están en la sala y te hacen viajar? Y viajas de positivo a negativo (por poner un nombre), y como somos… lo malo lo recibimos bien, y con lo bueno… no sabemos qué hacer.

Un viaje. Al fin y al cabo, un viaje. Sí. Un viaje. En eso estoy. Un viaje que tengo que recorrer para luego hacer viajar por el mundo de los sentidos. Y es que los sentidos te hacen viajar rápido, un olor, un sabor, una visión…te hace viajar en el tiempo y en el espacio y rápidamente estás en el pueblo rodeado de tomillo, con 11 años frente a una cacerola de marmitako hecho por tu amama (abuela) que ya ha muerto, cantando en una clase blanca en el sur de Francia oliendo a lavanda, abrazando a una mujer bajo la lluvia, aterrado al pensar que todo se acaba, una antigua cocina viendo como tu abuela, manchada de adobo, hace chorizos… Un viaje… Primero mi viaje intentando entrar en los músculos, en la sangre, en las dudas, en las certezas de un… ¿hombre? ¿hedonista? ¿triste? Lo que sí que sé es que quiere hacer que tú, que estás leyendo, viajes. Y viajes con él. Voy descubriendo a este ¿personaje? Para que luego le descubras tú. Me abro la tapa del cerebro para que me inunde. Dejo toda mi técnica, todo mi ser, a su favor.

Bajando de los espíritus a la tierra. Este viaje será antes de la obra que Alanbike hará el 10 de mayo en Pabellón 6. Será una experiencia sensorial, en el que el maestro de ceremonias intentará modificar vuestros sentidos junto con dos cocineros, un pintor y un músico. Desde una cata a la pintura pasando por la música. El viaje en un corazón bombeando, un motor de explosión. Un…

Y en el viaje los artistas invitados:

Pintor: Andoni Euba

Cocineros: Tatsuya Iwasaki e Igor Cantabrana

Maestro de ceremonias: Javier Liñera

Lina Morgan…me siento un poco como Lina Morgan…artista invitado, me hace recordar a esas cabeceras tipo “Dinastía”.

Para que esto se haga realidad puedes apoyarlo, incluirte en esta aventura y saber más en: http://goteo.org/project/in-perpetuum-mobile/home

Imagen

PD íntima: Una cosa más… ¿Cómo llegó a ser? Pues fue un día. Un día triste me lo contaron. Me contaron la idea, lo que querían hacer. Me gustó y quise ayudarles, apoyar, estar. La idea era interesante. Era un día que mi cuerpo no existía. A ellos y a ellas les brillaban los ojos. Están en un camino mágico. Están locxs! Después me invitan a que sea el maestro de ceremonias en la zona de los sentidos. Yo digo sí. Ese era un día de sol. Sentía mis manos. Ahora pienso en cómo será el siguiente día. Pero esto es otro post.

UN SUEÑO HECHO REALIDAD

Una actriz, o actor, es igual, una persona, me dijo el otro día…el otro día, sí, ¿y qué importa el día? Me dijo, mejor dicho, dijo, sin el “me”: fue mi profesor y ahora es mi compañero. Esas palabras me trajeron muchos recuerdos, me hicieron tomar contacto con el tiempo pasado, me hicieron descubrir que uno de mis sueños se habían cumplido.

Dar clases es complicado. Es tratar al alumno o alumna con diligencia, con pasión, con fuerza…con disciplina… Y a su vez llevarles entre algodones, abrirles caminos, descubrirles un horizonte. Hacerles que amen lo que hacen, que amen el teatro, arte, la profesión. Y transmitir ese amor. Ese era mi principal objetivo: Mostrar ese respeto al arte, hacerles ver los disciplinado y lo divertido que puede ser, amarlo. Después vendrá la técnica. Porque una vez que aman, ya empezarán a buscar, a descubrir más, quieren más, se abre la puerta…

Pasan tantas personas por tus ojos…por tus manos…y son todos y todas muy, muy diferentes. Me vienen a la cabeza tantos… Muchos son los nombres. Y ver cómo van creciendo, tanto personalmente como artísticamente, es muy gratificante. Y cada persona elige su camino: amateurs o profesionales, actores, actrices, dirección…

Son muchos años y ya un día, de golpe, ves hecho realidad un sueño. Compartir. Ser compañeros. Siempre había pensado que algún día podría estar en las mismas tablas y ese día se va acercando. Sólo hacían falta dos cosas: tiempo y paciencia. Y sin esperarlo pasa. El momento en el que me di cuenta fue rápido. Demasiado rápido. Por ello quiero parar para disfrutar de ese momento. Un disfrute nostálgico: el tiempo pasa. Ahora ya me veo en las mismas tablas, poco queda. Ahora compañeros. Pero tarde o temprano en escena.

Y veo que sí, que aman lo que hacen. Os quiero y os agradezco vuestra entrega. Espero haberos transmitido lo que quería. Imagen

HELP ME!

ImagenEl camino hacia el personaje se abre de golpe. Montones de ideas, montones de caminos que recorrer. Tantos, como olores podemos percibir. Son tantos caminos que algunos no tienen ni nombre, como los olores. Y empiezas a dar un paso, a tropezar con piedras con esquinas de baldosas, a crear clichés, a no encontrar, o a encontrar todo lo contrario a lo que buscabas. Marcha atrás.

Y puede ser, que un momento, te encuentre perdido, como Hansel y Gretel, en un bosque. (¿Pedir ayuda? ¿Mostrarte vulnerable? ¿Compartir? ¿Colaborar? Uffff……bueno…..lo haces….) Alguien te dice: “¿Por qué no pruebas lo mismo, pero con la mitad de energía?.” Y piensas: “No necesito ayuda. Yo puedo solo.” Total que no escuchas, no oyes y sigues dando vueltas. En la oscuridad del bosque han salido las estrellas, pero sino levantas la cabeza será complicado verlas.

Pasan los días. Te sientas. Puede que llores. Las migas de pan se las han comido los pájaros. Y lo han hecho sin maldad. Y llega ahora el eco de aquella voz.

Pruebas. Compruebas. Descubres otra manera de hacer. Otros caminos existen. La estrellas están.

(¿Cuesta pedir ayuda? ¿Aceptarla? ¿Enseñarla? ¿Creérsela? ¿No dudar? ¿No ser isla? ¿Cuesta colaborar? ¿Qué te roben? Colaborar no es de samaritanos. Es trabajar. Currar juntos. Cuesta pedir ayuda. ¿Colaborar es costoso? Poco a poco amanecen sinergias…)

Acostumbrados a hacerlo solos. Yo puedo con esto y con más. O ver la mano y no saber ni cómo se coge.

También es verdad que hay momentos en la vida en que estamos comunicando. Ni quiero, ni estoy con ganas, ni escucho, ni nada. Y me revuelvo rabioso, como un perro en su caseta, enseño los dientes, no me acaricies, no me pongas la mano encima. Habrá que echar la espuma, sacar fuera la rabia. Hay que saber también cuando ofrecer esa colaboración. Saber a quién. Saber cuándo…

No sé si me explico…

ANIMAL DE TEATRO ó como sacarse el orco del cuerpo.

Estos días atrás se han dado tres coincidencias. ¿Casualidades? Puede que sí, puede que no. Unos dice que las casualidades no existen, que los hechos suceden por algo, para que algo aprendas. Pero esta idea puede ser una trampa religiosa: tu destino está predeterminado por los dioses, que te ponen personas, hechos para que puedas aprender.

La cuestión es que yo percibí, (por cómo me encuentro imagino) tres hechos casi idénticos. Tres intérpretes me hablaron de la necesidad de expresar. Tengo ganas de actuar. La piel me lo pide. Es mi profesión y no sé hacer otra cosa. Necesito subirme a las tablas, mira cómo me encuentro. Y mientras te lo dicen puedes ver el animal que son. De pronto son jaguares, jabalíes, caballos…animales. Animales encerrados en un cuerpo a punto del colapso. Puedes ver sus ojos vidriosos, escuchar su rabia, sentir su cabeza en tu pecho, su llanto, su egoísmo, su altruismo, su… Puedes ver al ser humano que son. Una persona que se está subiendo por las paredes. Un animal “tocado”. No herido. Puedo ver, y sentir su energía revuelta. Y es que somos de la misma especie.

Imagen

 Necesitan comunicar. ¿Es el mono? No me refiero ahora al animal. Es la droga que falta. Y tendrá seguramente un componente químico. Y es que subirse al escenario produce endorfinas. Endorfinas que se echan de menos. Se echa de menos contar, comunicar. Exorcizar. Sí: exorcizar… sacar a alguien el orco del cuerpo. Como elemento catártico, renovador que tiene el teatro, de confrontación social.  Pero también para sacarse su propio orco. O los varios orcos que podamos tener.

Esta especie que anda por las calles de la ciudad es peligrosa. Tendrían que llevar una señal, una placa: animal peligroso. Es un pequeño animal de Tasmania. Un animal de madera sin madera. ¡Cuidado!… jajajaja!!! Pero no será para tanto…un rasguño…